Neoliberales permitieron que firmas españolas controlaran sectores estratégicos

Durante los gobiernos neoliberales, firmas españolas hicieron un pacto con el poder político y se les permitió saquear a nuestra nación a costa del sufrimiento del pueblo. 

Antes de la llegada al poder del panista Vicente Fox, México no figuraba en el radar de España y solo representaba el 8% de la inversión española directa en América Latina.

Sin embargo, de acuerdo con el diario La Jornada, durante los sexenios de Fox y Felipe Calderón, “se abrieron de par en par las puertas del mercado mexicano, el público y el privado, a las empresas españolas”, debido a que se intensificó la apertura comercial pero bajo prácticas neoliberales

Por esta razón, las grandes corporaciones españolas han pasado a controlar algunos de los sectores estratégicos de la economía mexicana como el bancario, pues no olvidemos que BBVA y Santander, son firmas líder del mercado financiero en nuestro país. 

Otro de los sectores es el energético, saqueado por multinacionales españolas con inversiones y negocios en el país; entre ellas se encuentran Iberdrola, Repsol, Acciona y Endesa. 

Tan solo Iberdrola —empresa detrás de la campaña negra contra la reforma eléctrica que se vio sumamente beneficiada durante los sexenios de Calderón y Enrique Peña Nieto—, posee en el país 23 plantas generadoras de energía que se encuentran bajo esquemas de autoabasto, cogeneración y energías limpias, por lo que controla 20% del mercado.

Sus propias cifras revelan que México es el tercer mercado más rentable, sin contar a España, pues sólo en 2020 obtuvo un beneficio neto de 262 millones 500 mil euros, monto 9.60% superior al de un año atrás.

Por otro lado, en infraestructura también se han posicionado algunas empresas españolas entre las más poderosas del país, como la constructora OHL —salpicada de numerosas acusaciones de corrupción—, y Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), entre otras.

“En menos de dos décadas, el empresariado español, que viajaba a México con sus propios directivos y técnicos, ha pasado a controlar sectores estratégicos y sensibles de la economía mexicana”, se expone en el artículo.

Lo anterior se debe en gran medida al pacto con el poder político, pues durante los pasados sexenios prianistas, los gobernantes en turno les ofrecieron (a las compañías privadas extranjeras) la posibilidad de saquear a nuestra nación al concederles un trato de privilegio orientado a satisfacer sus intereses a costa del sufrimiento del pueblo.

¿Te gustó el artículo?
Compártelo
Facebook
Twitter
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.