Cárdenas Palomino adquirió 12 propiedades valuadas en más de 110 mdp

Cárdenas Palomino fue detenido el pasado 5 de julio por el delito de tortura en el caso Cassez-Vallarta.

Recientemente se dio a conocer que Luis Cárdenas Palomino, considerado la mano derecha de Genaro García Luna —hoy preso por vínculos con el narcotráfico—, en solo una década compró una docena de lujosas propiedades que valdrían más de 110 millones de pesos. 

En una investigación, la periodista Anabel Hernández reveló que entre 2009 y 2019, el director de Seguridad Regional de la Policía Federal del sexenio calderonista, compró 12 propiedades que se encuentran en la Ciudad de México y el Estado de México —y se suman a otras que tiene en Morelos y Guerrero— con valor de 110 millones de pesos, hecho que contrasta con sus ingresos como funcionario público, pues se exhibieron sus registros de propiedad y declaraciones patrimoniales.

Cabe resaltar que solo en tres años (2009-2012), durante el gobierno de Felipe Calderón, Cárdenas Palomino compró siete departamentos con un valor aproximado de 60 millones de pesos.

En dicha investigación se destaca la adquisición de un departamento de 237 metros cuadrados en el piso 21 de la Torre Dalí, en Residencial Plaza Carso, Nuevo Polanco, con un valor superior a los 22 millones de pesos. También una residencia de más de 866 metros cuadrados en la calle Montecarlo 210, colonia Lomas Hipódromo, Naucalpan, Estado de México, valuada en 30 millones de pesos. 

En este sentido, Cárdenas Palomino adquirió las propiedades a través de prestanombres como su exnovia Claudia Soto González; la madre de ella, Estela González Barrientos, e incluso su hija de 11 años que tuvo con su actual pareja, Gizeh Díaz Martínez. 

En respuesta, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) aseguró que es necesario que el Agente del Ministerio Público Federal ordene el aseguramiento de los bienes inmuebles para después decomisarlos siempre y cuando no se haya ordenado la extinción del dominio. 

Cabe destacar que Cárdenas Palomino fue detenido el pasado 5 de julio por el delito de tortura en el caso de Cassez-Vallarta. No obstante, también es señalado por autoridades estadounidenses de traficar drogas y recibir sobornos del crimen organizado. 

¿Te gustó el artículo?
Compártelo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Una respuesta

  1. Toda la corrupción dela q fueron capases por sus puestos y ayudados por jueces y abogados y influentismo al límite q se pueden vincular con organismos delictivos y de más fraudes favoreciendo la inpunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *