Votar «sí» en la consulta no te hace «chairo»

Votar “sí” no es respaldar todo lo que hace AMLO, no es apoyar repentina y mágicamente a la 4T ni convertirse en chairos o pejezombies de un día para otro.

Por: Carlos Portillo

Faltan cinco días para la consulta popular sobre juicio a expresidentes, el primer ejercicio de democracia participativa en México, y sin embargo, aún hay algunas personas que piensan que se trata de algo innecesario o demagógico. Quizás porque el INE no quiso darle tanta promoción como lo hizo al atacar las conferencias mañaneras o al hablar mal del “populismo” en diversos foros y eventos; o quizás porque la mayoría de los medios hegemónicos no quiso darle cobertura al tema y lo poco que se llegó a mencionar al respecto fue con la intención de banalizar o demeritar su importancia, posicionando el discurso facilón de “la justicia no se consulta”. No obstante, lo cierto es que esta es una oportunidad histórica para que el pueblo haga valer su voz y exija la aplicación de esa justicia que, si bien no debería requerir de consultas, tampoco ha sido aplicada cabalmente durante décadas.

Quienes han decidido no participar —ni siquiera asistir y votar por el “no”— suelen ser personas que no están de acuerdo con muchas de las decisiones del actual gobierno, y está bien, de eso se trata la democracia. Sin embargo, resulta extremista estar dispuesto a dispararte en el pie con tal de contradecir a ese con el que difieres en muchas cosas. 

mentiras

De la misma forma en que algunos señalan que no se puede ser aplaudidor ciego de la 4T ni estar de acuerdo a modo de fanatismo con López Obrador, es pertinente ahora plantear que tampoco se puede estar en contra de todo lo que hace o propone, ni encapricharse en repetir “no” como una consigna eterna. ¿Prefieren regalarle más impunidad a esos expresidentes con tal de seguir denostando a un gobierno con el que no están de acuerdo? Votar “sí” no es respaldar todo lo que hace AMLO, no es apoyar repentina y mágicamente a la 4T ni convertirse en chairos o pejezombies de un día para otro.

Es más que obvio que la mayoría de los mexicanos sabe que los expresidentes de los últimos 30 años merecen estar tras las rejas; los datos de sus gestiones están ahí, las consecuencias de sus actos están ahí, la memoria de las víctimas está ahí. ¿Por qué no participar? ¿Por qué no votar “sí”? ¿Para hacer enojar a AMLO y a los chairos

En realidad no suena muy verosímil que alguien pueda indignarse más por que “se consulte la justicia” de lo que puedan indignarle el remate de nuestro patrimonio nacional, el tráfico de influencias, la partida secreta, el asesinato de Colosio, el enriquecimiento ilícito, el error de diciembre, las devaluaciones, el Fobaproa, las remodelaciones millonarias de Los Pinos, el “toallagate”, el caso Oceanografía, la narcoguerra, la guardería ABC, la Estela de Luz, el mal llamado Pacto por México operado con sobornos y sus 11 antirreformas, el caso Odebrecht, la casa blanca, la estafa maestra, las masacres de Aguas Blancas, Acteal, Atenco, Villas de Salvárcar, Allende, Tlatlaya, los desaparecidos de Ayotzinapa… y esto por mencionar solo lo más conocido y escandaloso.

masacres

En un país donde ha reinado la impunidad por tanto tiempo, vale la pena invitar al pueblo a que se posicione mediante un ejercicio formal, contemplado en la Constitución, para ejercer una presión extra a las autoridades y hacer realidad las cosas de modo que, ahora sí, no vuelvan a quedarse en la mera simulación y demagogia. Esa es la clave de complementar nuestra democracia representativa con la democracia participativa.

¿Te gustó el artículo?
Compártelo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *