Claudia Sheinbaum renombra plaza de la ‘Noche triste’ a la ‘Noche Victoriosa’

“¿Por qué cambiar el nombre de la plaza? Porque partimos de la convicción de que una sociedad necesita saber de dónde viene para saber a dónde va”: Claudia Sheinbaum.

En el marco de los 500 años de la resistencia de México-Tenochtitlan, el gobierno capitalino renombró la ‘Plaza de la Noche Triste’ a ‘Plaza de la Noche Victoriosa’, como un acto de justicia y reivindicación de los héroes que permanecieron en el anonimato.

“¿Por qué cambiar el nombre de la plaza? Porque partimos de la convicción de que una sociedad necesita saber de dónde viene para saber a dónde va”, declaró la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo.

En el evento, la jefa de Gobierno de la capital y la escritora Beatriz Gutiérrez Müller, develaron una nueva placa conmemorativa del episodio histórico e hicieron un llamado a rescatar la memoria histórica de México.

“Cuando hablamos de La Noche Triste pensamos en (Hernán) Cortés, cuando decimos noche victoriosa reivindicamos a hombres y mujeres que fueron acribillados en la masacre del Templo Mayor, pero también reivindicamos a los antiguos pobladores”, dijo Sheinbaum.

Por su parte, Müller llamó a descolonizar la historia y no conformarse con una sola visión.

“‘La Noche Triste’ es el nombre que dio el conquistador, a la que en verdad fue una jornada de victoria para los antiguos mexicanos. Quienes revisan la historia, saben que lo más común es que la cuenten los vencedores; los ojos de la victoria son gloriosos y cuando queda por escrito o se transmite de boca en boca, se escribe la leyenda”, detalló.

Cabe destacar que las autoridades capitalinas apuntaron que el cambio de nomenclatura obedece a una petición ciudadana realizada en la alcaldía Miguel Hidalgo por reconocer el hecho histórico desde otra perspectiva.

En este sentido, en la nueva placa que se instaló en la hoy ‘Plaza de la Noche Victoriosa’ se puede leer:

«En homenaje a la completa gloria de los valerosos mexicanos que obligaron a huir a los perpetradores de la masacre del Templo Mayor sobre danzantes desarmados la noche del 30 de junio al 1 de julio de 1520, y a las generaciones que mantuvieron en la memoria popular el recuerdo de aquella victoria».

¿Te gustó el artículo?
Compártelo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *