Peña Nieto compró gas para 17 termoeléctricas fantasmas

Peña Nieto realizó una compra masiva de gas para privados que se beneficiaron con su reforma energética, reveló La Jornada

Durante el gobierno del priísta Enrique Peña Nieto se realizó una compra masiva de gas con la excusa de que sería usado para alimentar 17 termoeléctricas.

Sin embargo, dichas termoeléctricas nunca existieron; así lo confirmaron fuentes involucradas en el encuentro entre la secretaria de Energía de EE.UU., Jennifer Granholm y miembros del Gobierno de México, al diario La Jornada

De acuerdo con el medio, actualmente se realiza una investigación para saber a quién se suministró el gas comprado y a dónde fue a parar el capital de la transacción. 

En este sentido, se indicó que Peña Nieto compró la exorbitante cantidad de gas bajo el argumento de que se necesitaba para las termoeléctricas, sin embargo, nunca las hicieron debido a que el negocio era comprar el gas, muy probablemente, para las empresas de la iniciativa privada que se vieron favorecidas con su reforma energética. 

Se explicó que pronto se dará a conocer qué fue lo que sucedió con la compra masiva de gas para las 17 termoeléctricas que nunca se construyeron, no obstante, aunque al parecer los datos de las operaciones ya se tienen, se espera contar más información y no faltar a los principios legales que cuidan la secrecía de las investigaciones. 

En la reunión entre Granholm y funcionarios mexicanos, también se detalló la estrategia de las compañías privadas que producen energía eléctrica y que se dicen de autoabasto, cuando en realidad han hecho un negocio y se han enriquecido a costa de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). 

Por otro lado, según afirmaron las fuentes, la funcionaria estadounidense se impresionó por la lucha contra la corrupción encabezada por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y no mostró oposición alguna a la reforma eléctrica que actualmente se analiza en la Cámara de Diputados. 

Se puntualizó que Granholm fue muy cuidadosa al externar algunas de las preocupaciones del gobierno estadounidense, entre ellas, la reducción de participación de privados. 

No obstante, tanto la administración mexicana como la funcionaria estadounidense acordaron que la reforma eléctrica no será mal vista por el gobierno de Joe Biden y consideran muy acertado el establecimiento de un mecanismo como el parlamento abierto, en el que las partes puedan exponer sus puntos de vista.

¿Te gustó el artículo?
Compártelo
Facebook
Twitter
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.