El panismo extremo alza la Vox

Por: Tito Zurita

Sobrevivir a la elección intermedia, superando a su aliado el PRI en los espacios del Congreso y hacerse de un par de alcaldías en la Ciudad de México, le han dado al Partido Acción Nacional valor de enfrentar a los molinos de viento que imaginan son gigantes que los atacan. Sin embargo, solicitaron refuerzos.

Los ultras del PAN han recurrido al partido más recalcitrante de lo que ellos siguen viendo como su patria: VOX de España. La cabeza más visible de esta alianza es el veracruzano Julen Rementería, quien hace unos días empezó una cruzada para crear una ley para que las mujeres no aborten a cambio de apoyo económico, como si tener un hijo fuera un mero asunto monetario.

El pasado de 2 de septiembre recibió en el Senado a una comitiva de españoles con los que firmaron un pacto para defender a los hispanos de todo el orbe de la amenaza comunista que recorre al mundo como un fantasma. Horas más tarde borraron los mensajes de celebración para colgar algunos más serios en donde hablan de la defensa de los derechos. Algo no salió bien y es obvio.

VOX representa lo peor del conservadurismo europeo. Se trata de una agrupación política abiertamente xenófoba, anti-feminista y anti-estado de las autonomías que irrumpió en España en las elecciones de 2019 usando el miedo como herramienta retórica. Esto no es exclusivo de los españoles, en otros países han incursionado agrupaciones de extrema derecha con el amparo de las libertades políticas constitucionales. Tienen en común el discurso nacionalista que, en el caso de VOX, llega al extremo de negar la autonomía regional, como busca el pueblo catalán desde hace años; un solo idioma como oficial; los símbolos fascistas como recurso histórico (para VOX el franquismo es su herencia).

Este tipo de partidos ven a la inmigración como un el culpable de los problemas sociales. Han llegado al grado de atacar políticamente a los MENAS (menores extranjeros no acompañados) que han llegado a territorio español y son señalados de la misma manera que Trump solía hacerlo con los mexicanos.

También se oponen a la Unión Europea, aunque sin proponer el abandonar esta cooperación, si tienen la idea de «fortalecer nuestras fronteras» y «levantar un muro infranqueable en Ceuta y Melilla». Sí, lo mismo que el expresidente norteamericano.

Si hay algo que distingue a los grupos políticos como VOX es su postura en relación con el feminismo y la familia. Defienden fervientemente el modelo de familia tradicional, es decir, están en contra de todo lo que no sea una pareja hombre-mujer. Se oponen a la ideología de género, lo consideran un sin sentido; el feminismo es para ellos una anomalía que criminaliza a los hombres y buscan neutralizarlo con modificaciones a la ley.

El panismo cometió varios errores estratégicos. Metió a un recinto de los mexicanos a un grupo político que representa al peor conservadurismo europeo. Les mostró a sus votantes el verdadero rostro de esta agrupación y equivocó el mensaje al hablar de comunismo cuando es algo que no está en la agenda de ningún partido de México, quedando de manifiesto que buscan engañar a incautos.

En realidad no hay sorpresas, este es el verdadero PAN.

¿Te gustó el artículo?
Compártelo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *