Siguen cayendo golpistas de Bolivia: detienen en EE.UU. a Arturo Murillo, responsable de masacres, persecución política y actos de corrupción

Murillo

Los procesos contra Murillo giran en torno a un contrato por 5.6 millones de dólares para proveer gas lacrimógeno y pertrechos al gobierno ilegítimo y represor que encabezó Áñez en Bolivia.

Autoridades federales estadounidenses detuvieron a Arturo Murillo, exministro del gobierno de facto de Jeanine Áñez en Bolivia y artífice de las masacres de Senkata y Sacaba, además de estar acusado de lavado de dinero y un plan de sobornos desarrollado entre noviembre de 2019 y abril de 2020. Asimismo, dicho personaje contaba con una orden de arresto por sedición, terrorismo y conspiración, en el marco del golpe de Estado de Bolivia efectuado en 2019. 

A través de un comunicado de prensa, el Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció que detuvo en el estado de Florida a quien fue ministro de Gobierno de Bolivia durante la administración autoproclamada de Jeanine Áñez, quien actualmente se encuentra detenida por su participación en el golpe de Estado contra el presidente Evo Morales. 

“El exministro de Gobierno de Bolivia y otro exfuncionario boliviano están acusados de recibir sobornos pagados por una empresa estadounidense e individuos para asegurar un contrato con el Gobierno boliviano y luego utilizar el sistema financiero estadounidense para lavar esos sobornos”, se lee en el informe.

En este sentido, Murillo y otras cuatro personas fueron arrestadas el 21 y 22 de mayo en los estados de Florida y Georgia, donde enfrentan cargos por un esquema de sobornos y lavado de dinero. Los procesos giran en torno a un contrato por 5.6 millones de dólares para proveer gas lacrimógeno y pertrechos al gobierno ilegítimo y represor que encabezó Áñez en Bolivia.

Según el Departamento de Justicia, de ser encontrado culpable, el exministro golpista puede ser condenado a una pena de hasta 20 años de prisión. 

Cabe recordar que, tras consumarse el golpe de Estado en el país sudamericano, Murillo lanzó una serie de amenazas fascistas y fue el encargado de dar inicio a la persecución política en contra de colaboradores y simpatizantes del gobierno de Evo Morales, además de amedrentar a periodistas tanto nacionales como extranjeros. 

«Que empiecen a correr, porque los vamos a agarrar”, fueron algunas de las amenazas que anunció Murillo tras ser nombrado ministro del gobierno de facto de Áñez.  

Anteriormente, Murillo ya se había destacado negativamente ante la opinión pública por decirle «mátense ustedes» a las mujeres bolivianas que hacen activismo en favor del derecho a decidir sobre su cuerpo, por lo que la población ha celebrado la detención de este personaje corrupto y fascista.

¿Te gustó el artículo?
Compártelo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *