Por qué Anaya debería estar en la cárcel y no contender por ningún cargo público

Pese a las investigaciones en su contra, el panista Ricardo Anaya anunció sus fervientes intensiones de contender nuevamente por la Presidencia de México en 2024.

Luego de tres meses de su regreso a la escena pública tras la pérdida catastrófica que obtuvo en las elecciones de 2018 para la Presidencia de México, anunció sus intensiones de volver a competir en 2024 a pesar de que en septiembre la UIF de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público lo investiga por sobornos de Odebrecht.

Este lunes, través de su cuenta de Twitter, el panista publicó un video en donde da a conocer sus intenciones políticas futuras. 

“Agradezco la invitación para ser diputado plurinominal, pero creo que mi papel debe ser otro para ayudar. Apoyaré las campañas de este año y quiero volver a recorrer todo México para escuchar a la gente y concentrarme en la elección presidencial de 2024. ¡Vendrán tiempos mejores!”, escribió.

En una primera etapa, informó, visitará mil municipios de todo el país, atendiendo las recomendaciones sanitarias por la pandemia de Covid-19: “ya empecé mi recorrido y no pararé” y aseguró que el propósito es “superar esta etapa oscura”.

Insistió que aunque las elecciones que habrá este año son muy importantes, las del 2024 serán cruciales para el país.

¿De qué está acusado?

El 22 de septiembre de 2020 la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) informó que el excandidato presidencial, Ricardo Anaya estaba siendo investigado por aparecer en una lista de 70 personas presuntamente implicadas por recibir sobornos derivados del caso Odebrecht, denunciada por el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya.

“En la denuncia que presentó Lozoya, que en realidad es una confesión de hechos propios y a la cual la FGR le dio el carácter de denuncia, vienen relacionadas 70 personas físicas y morales, incluyendo a Anaya, para efectos de verificar si la información es correcta de la denuncia del señor Lozoya o no lo es, estamos en proceso de verificación de las 70 personas”, apuntó Santiago Nieto Castillo, titular de la UIF. 

En la declaración, Lozoya aseguró que cuando aún era senador, Ricardo Anaya recibió 6 millones 800 mil pesos en 2014 para apoyar sus aspiraciones políticas de ser gobernador de Querétaro. El monto le fue entregado por órdenes de Luis Videgaray, entonces secretario de Hacienda en el gobierno de Peña Nieto. 

Lozoya comento que el dinero que provenía de sobornos entregados por la empresa brasileña Odebrecht, le fue entregado a Anaya en las propias instalaciones de la Cámara de Diputados, a manos de un militar del Estado Mayor, quien era su jefe de escoltas.

«En específico Luis Videgaray Caso me instruyó entregarle seis millones 800 mil pesos a Ricardo Anaya Cortés, quien había estado insistiendo en reunirse conmigo. En dicha reunión, él me comentó de sus aspiraciones a ser gobernador de Querétaro, y que odiaba a su contrincante, el senador Francisco Domínguez por corrupto, pero que él había negociado con Luis Videgaray Caso que se le apoyara para llegar a dicha gubernatura”, dijo. 

La denuncia por su participación en el caso de Odebrecht fue presentada el 11 de agosto por el exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, quien además confesó que hubo más sobornos los cuales en total ascendían por 100 millones de pesos. 

Hay más…

En febrero de 2018, Ricardo Anaya también fue acusado de lavado de dinero para cubrir los gastos de su campaña. La denuncia fue interpuesta ante la Procuraduría General de la República poco antes del inicio oficial de la campaña presidencial.

La PGR dio a conocer que las investigaciones eran por la supuesta venta fraudulenta en 2016 de una nave industrial de su propiedad a Manuel Barreiro, un empresario supuestamente vinculado al candidato, cuyo recursos eran de procedencia ilícita. 

Los abogados Alberto Galindo y Daniel Rodríguez, involucrados en las negociaciones, denunciaron que el dinero de la compra, que era por unos 54 millones de pesos, no era legal. 

El 13 de junio de 2018, minutos antes del tercer debate presidencial, se difundió un video en donde el hermano del empresario Manuel Barreiro habla con una inversionista argentina y le promete que tendrá privilegios legales y administrativos para instalar sus negocios en México si Anaya gana las elecciones.

El panista negó ambas acusaciones y responsabilizó al entonces gobierno priista, con quien ahora su partido hizo una coalición en las elecciones de 2021, de difundir el video y de hacer uso de las instituciones públicas para afectar su imagen. 

El 28 de noviembre, la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido) exoneró al excandidato presidencial en el que se le involucró en junio del año pasado, al no encontrar pruebas suficientes para acreditar su responsabilidad por el supuesto delito de lavado de dinero.

No obstante, las investigaciones por los sobornos que recibió cuando aún era senador, derivados del caso Odebrecht aún siguen en pie.

¿Te gustó el artículo?
Compártelo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *