Por la pandemia, apps de delivery precarizan aún más a sus trabajadores

Trabajadores de apps de delivery han denunciado que, con el aumento de la demanda de pedidos impulsada por la emergencia sanitaria, la precariedad laboral que ya tenían, aumentó

De acuerdo a las estimaciones de la consultora Statista, las aplicaciones de entregas de comida, supermercados y otros pedidos como Rappi, Uber Eats y DiDi Food incrementaron en 24% anual sus ingresos en 2020, sin embargo, las condiciones laborales de las y los repartidores se han precarizado aún más con la pandemia por COVID-19. 

El reporte “Trabajo decente para los trabajadores de plataformas en América Latina” publicado en junio pasado por la Comisión Económica para América Latina y Caribe (CEPAL), afirma que es indispensable ajustar la regulación sociolaboral en el trabajo en plataformas para que se puedan proteger los derechos de los trabajadores y, de esta manera, contribuir a un funcionamiento eficiente de los mercados laborales.

Además, la comisión apuntó que la información disponible sugiere que el delivery es una modalidad de trabajo altamente precarizada, caracterizada por la inestabilidad de los ingresos, una significativa proporción de tiempo no remunerado, largas jornadas de trabajo, ausencia de protección sociolaboral, así como falta de opciones de diálogo y representación.

Información consultada revela que diversos repartidores han denunciado que, con el aumento de la demanda de pedidos impulsada por la emergencia sanitaria, la precariedad laboral que ya tenían, aumentó. 

Aunado a esto, las y los repartidores se exponen a robos y accidentes de tránsito, sumado a la inversión que deben hacer para pagar desde sus mochilas transportadoras, equipos de sanitización, hasta su vehículo para desplazarse. 

Ingresos e ISR

La pandemia por coronavirus trajo consigo un aumento en los pedidos, no obstante, las ganancias de las y los repartidores se redujeron hasta un 30% a pesar de atender más envíos; esto, debido al incremento de comisiones y retenciones de las mismas plataformas para las que trabajan. 

Las y los repartidores reciben un ingreso semanal de aproximadamente cuatro mil pesos a los que se les debe restar impuestos, penalizaciones por errores o demoras de entrega. 

También existe el caso de la app Uber Eats, la cual —aunado a lo anterior— cobra una comisión de 25 pesos a sus trabajadores por el simple hecho de hacer uso de la plataforma. 

Desde este año y como consecuencia de la Reforma Fiscal, las aplicaciones están obligadas a retener el Impuesto Sobre la Renta (ISR). De acuerdo al vocero del colectivo ‘Ni Un Repartidor Menos’, Saúl Gómez, las plataformas les retienen a los repartidores 2% de cada pedido; además, deben presentar declaración mensual o bimestral y en caso de no entregar Registro Federal de Contribuyentes (RFC) y Clave electrónica, las apps les retienen el 30%. 

Más pedidos: menos ingresos

La pandemia del virus SARS-CoV-2 ocasionó que se incrementara la demanda de pedidos a través de plataformas, sin embargo, aunque podría ser un factor para que las y los repartidores tengan mejores ingresos, la realidad es muy diferente. 

El pago promedio por cada 15 a 28 pedidos ronda entre los 500 y mil pesos respectivamente (sin importar el monto de compra). Esto implica que a pesar de que la aplicación gane más comisión por mayor ticket, el repartidor siempre tendrá el mismo ingreso. 

¿Y la seguridad?

Aunque en años anteriores apps como Uber, Rappi y DiDi contrataron seguros de accidentes para sus empleados, el riesgo al que se enfrentan los trabajadores es muy alto. Los seguros de los que disponen las y los repartidores en esas plataformas solo cubren lo mínimo: golpes medios y raspaduras. 

Por otro lado, un testimonio anónimo alertó que los seguros no protegen a las repartidoras que enfrentan acoso o violencia de género por parte de los clientes, pues indicó que hubo un caso en el que una chica fue violentada física y sexualmente por su cliente, “pero la compañera logró salir”. 

Las personas que laboran como repartidores en las aplicaciones se enfrentan a numerosos riesgos que afectan su seguridad y salud personal.

¿Te gustó el artículo?
Compártelo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *