Peña Nieto utilizó Pegasus para espiar a familiares, amigos y seguidores de AMLO

El gobierno de Peña Nieto también utilizó Pegasus para tratar de intervenir ilegalmente los celulares de al menos 25 periodistas y decenas de defensores de derechos humanos, así como abogados, religiosos, médicos o líderes sindicales.

De acuerdo a información de Proceso, el gobierno de Enrique Peña Nieto ocupó el programa de espionaje Pegasus para investigar la situación médica del actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

La investigación revela que además de los hijos, la esposa, los hermanos y amigos de López Obrador, el gobierno de Peña Nieto ingresó en su plataforma de Pegasus el número telefónico del cardiólogo que operó al mandatario tabasqueño en diciembre de 2013.  

No conforme con lo anterior, la información que consiguió Peña Nieto fue entregada al periodista Carlos Loret de Mola —férreo opositor del movimiento de la Cuarta Transformación—, quien en 2016 entrevistó a López Obrador y le cuestionó sin ninguna consideración sobre su estado de salud. El tabasqueño, quien en febrero de 2015 había oficializado su candidatura a la elección presidencial de 2018, le contestó que se sentía bien, a pesar de las complicaciones médicas que tuvo.

Sin embargo, aunque se trataba de asuntos estrictamente personales, a un año y medio de las elecciones de 2018, la vida privada del actual presidente se había convertido en interés político debido al espionaje emprendido por el gobierno de Peña Nieto. 

El medio indica que de los cientos de opositores políticos que la administración del priísta intentó espiar entre 2016 y 2017, ninguno fue tan perseguido como López Obrador, sin embargo, la lista incluye a 15 mil personas en México consideradas de interés para espionaje durante el sexenio de Peña Nieto

Sobre esto último, cabe recordar que el equipo de EPN se encargó de comprar bots, espionaje y medios en el marco de su campaña presidencial; no obstante, personajes como Enrique Krauze han salido a la defensa de las prácticas llevadas a cabo durante los gobiernos neoliberales y se atrevió a decir públicamente no solo que elecciones como las de 2012 fueron “limpias”, sino también que López Obrador es un “dictador plebiscitario”. 

Por otro lado, Proceso expuso que diversas agencias gubernamentales también seleccionaron los números telefónicos de familiares y aliados que han seguido a López Obrador desde hace más de una década y media como Beatriz Gutiérrez Müller, Pío López Obrador, Jesús Ramírez Cuevas, Julio Scherer Ibarra, Alfonso Romo Garza, Claudia Sheinbaum, Rocío Nahle, Ricardo Monreal, Alfonso Durazo, entre otros. 

Sobre esto, Scherer dijo al medio que “todos en el entorno del licenciado López Obrador hemos tenido la seguridad de que éramos intervenidos”. 

Por su parte, Sheinbaum apuntó que “siempre tuve la idea que el antiguo régimen nos vigilaba o espiaba con fines políticos; era una práctica persecutoria de espionaje político que usaba el antiguo régimen”. 

Proceso explicó que aparte de los cuestionamientos legales, el espionaje político implicó el uso de enormes recursos públicos para fines particulares. Además, algunas instancias no han querido transparentar los contratos cuyos montos rebasan fácilmente los 100 millones de pesos  por unos meses de uso de Pegasus.

Cabe destacar que hace no más de una semana, diversos medios revelaron que el gobierno de Peña Nieto también utilizó Pegasus para tratar de intervenir ilegalmente los celulares de al menos 25 periodistas y decenas de defensores de derechos humanos, así como abogados, religiosos, médicos o líderes sindicales.

¿Te gustó el artículo?
Compártelo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *