Helguera, nunca te olvidaremos

Helguera

«¿Por qué chingados voy a criticar a un gobierno con el que soñé toda mi vida?»: Antonio Helguera.

Por: Eduardo Ruiz

Leí por ahí, en el bajo mundo de las benditas redes sociales, a un grupo de comentócratas expertos en todología, escribir visceralmente que era más conveniente la crítica al gobierno que una corte de aduladores cegados, lo que me llevó a plantearme lo siguiente: ¿Conveniente para quién?

Recordando al maestro Helguera cito una de sus épicas respuestas cuando le planteaban lo mismo sus entrevistadores diversos: «¿Por qué chingados voy a criticar a un gobierno con el que soñé toda mi vida?» Y además agrego a título personal: ¿por qué he de ponerle el pie a cada paso al actual régimen haciéndole el caldo gordo a sus opositores impotentes electorales?

Señores, al examinar el pasado, el carácter y el comportamiento rutinario de la derecha y sus aliados, solamente los sesgados querrían empoderarlos de nuevo. Dice el historiador Lorenzo Meyer: «Es una estructura diseñada y administrada en provecho de la oligarquía, escasamente representativa y ampliamente corrupta».  Su naturaleza es un obstáculo para el desarrollo de las potencialidades de la nación. En ese sentido, lo que buscan los opositores son adeptos «críticos» del actual gobierno, o sea, odiadores desde luego, a sueldo que tecleen sin sentido todo el día en contra del presidente Andrés Manuel López Obrador. Entrecomillo «críticos» puesto que los odiadores anti-Amlo de a pie, de ordinario son bestias monosílabas que sólo atinan a escribir: «Así no AMLO», porque lamentablemente sus argumentos e imaginación no les dan para más. 

Ya parece que después de tantos largos años de esperar por un cambio favorable de rumbo que nos quitara de encima esa monserga de vividores gandallas, ahora me afirme como crítico del actual gobierno y así coadyuve al diminuto margen que tanto desea esa porquería corrupta neoliberal empecinada exclusivamente en montar y sostener un sistema dedicado a saquear para su beneficio los recursos del pueblo de México.

Además de la defensa (siempre con hechos y buenos argumentos) del actual gobierno que siempre me verán haciendo, mi crítica sarcástica, mi crítica mordaz, mi crítica maldiciente, mi crítica más visceral y mi crítica seria, responsable e informada, va dirigida invariablemente a la nauseabunda y ridícula partidocracia opositora y a todos sus grupos carroñeros que hicieron de la patria mexicana su negocio particular.

¿Te gustó el artículo?
Compártelo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

2 respuestas

  1. Bien Eduardo, con todo contra el neoliberalismo, cuando ataques a los opositores, investiga y argumenta el porqué lo criticas. Sus origenes e intereses personales y de grupo político. Con los pelos de la burra en la mano. Te quiero y aprecio. Continúa firme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *