El rescate de la CFE; reforma de Peña la convirtió en trampolín de intereses privados

CFE

Con la aprobación de la reforma energética en 2013, cuyo principal objetivo era desaparecer a la CFE y entregar el negocio del suministro eléctrico del país a empresas privadas nacionales y extranjeras, se incrementaron los precios de la luz a costa del bienestar económico de las y los mexicanos. 

La reforma energética aprobada en el 2013 durante el mandato priísta de Enrique Peña Nieto representa una enorme extracción de recursos públicos causada por contratos leoninos y una desaseada estructuración, según señaló Manuel Bartlett, titular de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Además, el funcionario confirmó que, desde el inicio del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, ha existido una campaña brutal contra el trabajo del morenista en materia energética, pues ha estado a favor de defender la soberanía del país; sin embargo, la oposición ha intentado desacreditar los esfuerzos de la Cuarta Transformación con el afán de continuar absorbiendo recursos públicos utilizando a la CFE como trampolín de intereses privados. 

Reforma energética

En el sexenio de Carlos Salinas de Gortari (PRI) se llevó a cabo un desmantelamiento sistematizado de las empresas mexicanas para poder privatizarlas; el modus operandi consistía en negarles permisos de renovación para después acusarlas de ineficiencia y, con esto, tener el argumento necesario para oficializar su privatización. 

Con la aprobación de la reforma energética en 2013, cuyo principal objetivo era desaparecer a la CFE y entregar el negocio del suministro eléctrico del país a empresas privadas nacionales y extranjeras, se incrementaron los precios de la luz a costa del bienestar económico de las y los mexicanos. 

Aunado a esto, la disposición avalada durante el mandato neoliberal de Peña Nieto le ha generado una pérdida de 222 mil millones de pesos a la Comisión, debido a que ésta tiene que comprar la energía a un privado, a costos más caros; además, la mitad de las centrales de la CFE no fueron despachadas con electricidad, provocando la pérdida de otros 215 mil millones de pesos. 

“Las empresas particulares, sobre todo extranjeras, lograron contratos jugosísimos, hicieron negocios a costa de los mexicanos, porque se incrementaron los precios de la luz. No lo vamos a permitir”, sentenció Bartlett.

¿Te gustó el artículo?
Compártelo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *