Zapotecas en EE.UU. crean una comunidad que los mantiene unidos

Janet Martínez, defensora de derechos de los pueblos indígenas subraya la importancia de la comunidad y explica cómo una red comunitaria tan sólida fuera del lugar de origen puede generar una clase de pertenencia. 

A través de la página Trece Semillas Zapatistas: conversaciones desde los pueblos originarios (TZAM), Janet Martínez —zapoteca nacida en Los Ángeles, California—, defensora de los derechos de los pueblos indígenas, compartió el texto “Resiliencia zapoteca. Hallarse en la pertenencia a la comunidad”. 

En él, Martínez describe cómo muchos zapotecas llevaron su idioma, sueños, su cultura y sus estructuras organizativas a Estados Unidos, de modo que se creó un territorio imaginario en el que hoy en día viven las y los zapotecas en Los Ángeles. 

“Quizás no habitamos en la tierra en donde nacieron mi padre, mi madre y mis abuelos, pero eso no cambia el hecho de que sigamos siendo parte de esa comunidad aquí, tan lejos de nuestra tierra de origen”, explica. 

La activista relata que debido a que muchas personas de diferentes comunidades no pueden regresar a México debido a la situación jurídica irregular en la que se encuentran, se han creado estructuras organizativas como las Asociaciones de Comunidades de Origen (HTA por sus siglas en inglés), que están conformadas por miembros de un pueblo en particular que se unen para hacer intercambios recíprocos en comunidad como lo son las donaciones.

“Las personas que integran esta comunidad han creado, de manera comprometida, una estructura que las mantiene unidas a una tierra que se encuentra lejos y que es, a veces, inaccesible, debido a las fronteras que nos han sido impuestas”, apunta. 

Más adelante, Martínez explica el proceso de su abuelo como migrante y el nacimiento de la Unión Social Zoogochense (USZ) la cual se encarga de cobrar cuotas a migrantes para ayudar a la comunidad y financiar proyectos de infraestructura. 

“Las donaciones que realizamos y las funciones que desempeñamos como parte de la USZ son de suma importancia para la comunidad migrante de Los Ángeles. El de ja la guno que cumplimos nos permite regresar a casa si es que nuestra situación migratoria nos permite viajar, pero nuestra participación en la comunidad recreada en Los Ángeles no nos asegura todos los derechos ni ser completamente aceptados en nuestra comunidad de origen”, detalla. 

Finalmente, la defensora de derechos de los pueblos indígenas subraya la importancia de la comunidad y explica cómo una red comunitaria tan sólida fuera del lugar de origen puede generar una clase de pertenencia. 

“La vida y la pertenencia recíproca nos unen en la gran metrópoli que es la ciudad de Los Ángeles. La memoria colectiva que nos enlazó y echó nuestras raíces en un Zoogocho que existe a 2,190 millas de la sierra oaxaqueña, sigue uniéndonos hasta ahora”.

¿Te gustó el artículo?
Compártelo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *