Morena y aliados aprueban ‘Plan B’ de reforma electoral

La aprobación del Plan B de la reforma electoral ocurrió durante la madrugada de este miércoles, con un resultado de 267 votos a favor, 221 en contra y 0 abstenciones.

A pesar de que, en un nuevo acto de traición al pueblo de México, la oposición rechazó la reforma electoral propuesta por el  presidente Andrés Manuel López Obrador, la Cámara de Diputados aprobó en lo general y en lo particular el llamado “Plan B” de dicha iniciativa.

La aprobación ocurrió durante la madrugada de este miércoles, con un resultado de 267 votos a favor, 221 en contra y 0 abstenciones. De esta manera, se modifican en lo general y en lo particular reformas las leyes generales de Instituciones y Procedimientos Electorales; de Partidos Políticos y Orgánica del Poder Judicial. 

El “Plan B” va por cambios estructurales dentro del Instituto Nacional Electoral (INE), como reducir los salarios de los consejeros y eliminar fideicomisos.

Uno de los principales puntos de esta reforma a las leyes secundarias en materia electoral es establecer que las remuneraciones que reciban las y los consejeros electorales del INE “no podrán justificar la excepción de especialización o trabajo técnico calificado para rebasar el límite establecido en la fracción II del artículo 127 de la Constitución”, es decir, el salario que perciban los integrantes del Consejero General del órgano electoral no podrá superar al del Presidente de la República.

Cabe recordar que la noche de este miércoles, ante de la aprobación de las modificaciones a las leyes secundarias en materia electoral, la oposición conformada por los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN), Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC), votaron en contra de la reforma electoral

Las y los diputados del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y aliados defendieron la propuesta presidencial, en busca de que haya un ahorro de seis mil 244 millones de pesos en materia electoral, dado que la reforma planteaba reducir el financiamiento a partidos políticos, disminuir consejeros electorales y reducir el número de legisladores federales y locales.

Sin embargo, la oposición, como ya lo había anticipado, consumó su traición al pueblo y desechó la reforma, confirmando nuevamente que no le importan los intereses de las y los mexicanos.

¿Te gustó el artículo?
Compártelo
Facebook
Twitter
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *