Graciela Ortiz declina a favor de Maru Campos; ambas están vinculadas a la corrupción de César Duarte

Graciela Ortiz y Maru Campos tienen un fuerte vínculo con el exgobernador del estado, el priísta César Duarte Jáquez, acusado de múltiples delitos de corrupción.

Graciela Ortiz González, quien era la candidata priísta al gobierno de Chihuahua, declinó a favor de la abanderada de la coalición PAN-PRD, María Eugenia Campos, confirmando una vez más que estos partidos responden a los mismos intereses. 

Fue a través de un video que Graciela Ortiz difundió su decisión de apoyar la candidatura de Maru Campos, sobre todo ante considerar que las tendencias electorales favorecen rotundamente al partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en el estado.

Sin embargo, en un video que se hizo viral en redes sociales se muestra que las bases militantes del PRI han reaccionado con indignación e inconformidad ante el hecho, reclamándole al presidente de su partido, Alejandro Moreno, la declinación de su aspirante a favor de la candidata de Acción Nacional.

“¿Cómo es posible que ahorita nos salgan con esto? ¡No se vale!”, le recrimina un hombre al presidente del PRI, y más tarde, se escucha decir al dirigente tricolor: “Yo estoy de acuerdo con ustedes”.

No obstante, a las pocas horas de conocerse la noticia, el mismo Alejandro Moreno compartió un mensaje en el que respaldó la decisión de Graciela Ortiz de sumarse a la campaña de Maru Campos, lo cual deja claro que a los líderes de estos dos partidos no les importan sus bases militantes y las traicionan a la menor provocación. 

Vale la pena mencionar que ambas funcionarias tienen un fuerte vínculo con el exgobernador del estado, el priísta César Duarte Jáquez, acusado de múltiples delitos de corrupción.

Por un lado, Graciela Ortiz se desempeñó como secretaria de Gobierno de Chihuahua en la administración que encabezó Duarte, mientras que, por otro lado, la panista Maru Campos —la cual fue vinculada a proceso por al menos cinco delitos que incluyen malversación de recursos públicos, fraude procesal y sobornos—, está acusada de beneficiarse de la corrupta «partida secreta» del exgobernador, a través de la cual recibió más de 9 millones de pesos del erario público para favorecer a Duarte desde el Congreso local.      

En tanto, la comunidad digital ya ha reaccionado a la declinación de Graciela Ortiz y exponen que «era de esperarse pues ambas pertenecen a la misma clase de partidos corruptos».  

Por su parte, el dirigente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo, se pronunció al respecto: 

“No cabe duda: el PRI y el PAN son exactamente lo mismo. Y en Chihuahua los une la defensa de César Duarte. La unión de Maru Campos y Graciela Ortiz, demuestra que el pueblo de Chihuahua tendrá solo dos opciones rumbo al 6 de junio: más corrupción o iniciar la transformación”.

Además, aseguró que a medida que se acerca la elección, el cinismo de la mafia de la corrupción es cada vez es más burdo, pues aunque finjan discutir o pelear entre ellos, su proyecto político es el mismo: seguir con la «robadera» para recuperar sus privilegios, saquear a México y derrochar el dinero de las y los mexicanos en sus lujos. 

¿Te gustó el artículo?
Compártelo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *