El pedestal de odio de la oposición

oposición

La oposición perdió un referente, pero en unos días alguien subirá a un ladrillo a gritar su odio y ocupará el lugar.

Por: Tito Zurita Carpio

No fue un bien inicio de semana para la oposición. El lunes por la mañana, en la conferencia del presidente, un gobernador dijo algunas cosas que no les gusta escuchar a los detractores de la 4T.

El gobernador panista de Chihuahua, Javier Corral, dijo algo que muchos consideramos utópico: que la oposición debe ser inteligente y hacer un balance justo de la gestión del presidente. Especialmente esa parte de la inteligencia.

«Esto resulta fundamental para poder transitar, dejar de lado la confabulación de intereses, la exacerbación de ánimo, para analizar los propósitos y objetivos que plantea un proyecto como el del gobierno de López Obrador, sin que esto signifique una claudicación; muy por el contrario, para que la oposición sea lúcida, para que sea inteligente y para que cuando sea necesario se una a impulsar los cambios que el país necesita», fueron algunas de las ideas que soltó Corral desde Ciudad Juárez, Chihuahua.

Urgidos de referentes que les permitan sostener el discurso del odio, en las redes sociales opositoras no fue bien recibido este pronunciamiento. Lo anterior no es novedad, quien se aviente a insultar al tabasqueño se vuelve un faro de sabiduría para cualquiera que se identifique con personajes dedicados al ataque sin sentido a todo lo que diga el «macuspano», diría una politóloga experta en todo.

Para no perder la costumbre, los opositores pierden de vista el contexto y la historia. Javier Corral actuó como jefe de Estado, no como líder de grupo político y no es la primera vez que lo hace. En el 2020 desestimó sumarse a una petición contra Hugo López-Gatell y en febrero de este año dijo que no a la intención de respaldo de la malograda alianza de gobernadores para respaldar a Cabeza de Vaca. Hace algunos años, Corral se opuso a la Reforma a la Ley de Radio y Televisión, mejor conocida como Ley Televisa, con la que Vicente Fox volvió un negocio, para los medios privados, la difusión de propaganda gubernamental.

En su discurso de este lunes, el panista dijo que «con tal de vencer a la 4T, se están perdiendo a los referentes históricos de la lucha democrática, no sólo en el sistema de partidos, sino en muchos sectores, incluso se ha dejado de ver la importancia de que alguien sea honesto o no lo sea en el ejercicio del gobierno. Y es que cuando se da un viraje, un cambio, una manera diferente de hacer política, uno suele enfrentarse a tres oligarquías que se unen, se atenazan: la económica, la política y la mediática». De esto último sabe un poco por su trabajo en medios cuando era muy joven y luego por su actuar en la Cámara de Diputados y el Senado, en donde atendió temas de medios de comunicación y derecho a la información.

El discurso del próximo exgobernador de Chihuahua no solo hizo respingar a la derecha, también en la izquierda llamó la atención. En algunos espacios de opinión, que los hay de todos lo sabores, aventuraron un escenario que haría ruborizar al mismísimo campeón de la columna ficción, Riva Palacio: Javier Corral en MORENA. Aunque con eso de que Sergio Mayer quiere ser jefe de Gobierno de la Ciudad de México y hubo quienes votaron por Quadri, mejor no digo más.

La semana avanza, la oposición perdió un referente, pero en unos días alguien subirá a un ladrillo a gritar su odio y ocupará el lugar.

¿Te gustó el artículo?
Compártelo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *