Durazo, heredero del colosismo y ejemplo del obradorismo: Mario Delgado

Durazo

Durazo es sin duda un personaje al que siempre lo ha seducido el horizonte de cambio, la posibilidad de transformar al país. Inició con Colosio, fue engañado —como muchos— por Fox y se ha quedado firme acompañando a Andrés Manuel, desde hace 14 años

El extitular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) del gobierno de la 4T, Alfonso Durazo, arrancó su precampaña a la gubernatura de Sonora, acompañado del presidente nacional de Morena, Mario Delgado, y la secretaria general del partido, Citlalli Hernández.

«Alfonso Durazo es el heredero los mejores valores del colosismo y es un gran ejemplo del lopezobradorismo, siempre ha estado del lado correcto de la historia», expresó Mario Delgado en el evento de arranque de precampaña, que tuvo lugar en Magdalena de Kino, Sonora.

Pocos medios han mencionado la importancia de que, ahora, los altos funcionarios del Ejecutivo federal deban dejar sus puestos con anticipación, para poder ser candidatos, cosa que no sucedía en los gobiernos anteriores, lo cual propiciaba el uso de recursos públicos y de la estructura gubernamental para beneficio de sus campañas electorales.

“Muy pronto se tienen que ir los que aspiran a ocupar un cargo porque no se puede mezclar lo partidista con el gobierno, aprovecho para decirles que de una vez, a más tardar a finales de octubre (deben renunciar)”, anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador en su momento.

Pero, ¿quién es, de dónde viene y qué logros deja en términos de seguridad el virtual candidato sonorense de Morena? 

Alfonso Durazo tiene 66 años, cuenta con una maestría en Administración Pública por el Instituto Nacional de Administración Pública de Sonora y un doctorado en Política Pública por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

Uno de los datos más icónicos del ahora exfuncionario es que comenzó su carrera política siendo secretario particular de Luis Donaldo Colosio.

En el 2000 trabajó con Vicente Fox, aunque recientemente ha manifestado que «en ese gobierno de ratas generalizadas fui una excepción”, pues “ni un solo quinto indebido saqué de su gobierno ni de ningún otro”.

De igual forma, expresó que el expresidente panista “se ha convertido en una pena para él mismo y para el país”, a modo de respuesta ante los ataques emitidos por Fox desde su cuenta de Twitter.

En 2006, Durazo decidió apoyar a López Obrador en su primera carrera rumbo a la presidencia de México y fue candidato al Senado para representar a su estado, aunque los resultados de los comicios no le favorecieron para obtener el escaño.

Durante los siguientes años se dedicaría a estudiar su doctorado en el Tec, para después, en el 2011, convertirse en miembro del consejo consultivo de Morena, cuando inició como asociación civil. De esta manera, en 2012 volvió a respaldar al tabasqueño al asumir la coordinación general de su campaña en Sonora.

Además, ganó la diputación federal, cargo que tuvo hasta 2015, desempeñándose como coordinador de la fracción parlamentaria de Morena, presidente de la Comisión de Protección Civil, y secretario de las comisiones de Gobernación y de Régimen, Reglamentos y Prácticas Parlamentarias. 

También integró las comisiones de Desarrollo Social, Reforma Agraria y las especiales de Promoción del Desarrollo Regional y de seguimiento a la problemática generada por el derrame de diversas sustancias contaminantes en el Río Sonora. Asimismo, fue parte de la Comisión Bicamaral para el Diálogo y la Conciliación para el estado de Chiapas.

De 2015 a 2018, cuando Morena ya había obtenido su registro como partido político, Durazo ejerció como presidente del Comité Ejecutivo Estatal (CEE) de dicha organización en su entidad y, al llegar la nueva contienda electoral, coordinó el Programa de Seguridad Pública en la tercera campaña de López Obrador, la cual finalmente lo llevaría a la silla presidencial.

En el mismo proceso resultó electo como senador, puesto que ejerció durante apenas dos meses, ya que fue convocado por el presidente para formar parte de su gabinete, al frente de la SSPC.

Algunos de los logros más significativos de su gestión han sido el combate al huachicol —del que antes ni siquiera se hablaba— y haber evitado una masacre en Culiacán, luego de que el cártel de Sinaloa hiciera muestra de su armamento y capacidad de fuego heredadas por el apoyo del calderonismo, como se está evidenciando en el juicio a Genaro García Luna en Nueva York.

Otros méritos recientes consisten en haber roto la inercia ascendente de homicidios dolosos, robos y secuestros en México. En lo que va del año, el secuestro disminuyó 37.6 por ciento con respecto al mismo periodo de 2019.

Por su parte, el robo total disminuyó 22 por ciento de enero a septiembre de 2020, comparado con el mismo lapso de 2019. Con respecto al homicidio doloso, el número de casos se redujo por primera vez desde 2014.

“Hemos logrado aquí un punto de inflexión y mantenemos esta línea de contención y llevamos dos meses a la baja”, aseveró en su último informe de seguridad, presentado en conferencia matutina junto al presidente.

Durazo es sin duda un personaje al que siempre lo ha seducido el horizonte de cambio, la posibilidad de transformar al país. Inició con Colosio, fue engañado —como muchos— por Fox y se ha quedado firme acompañando a Andrés Manuel, desde hace 14 años, rumbo a la Cuarta Transformación.

¿Te gustó el artículo?
Compártelo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *