Ataques contra hija de Sheinbaum no tienen sustento: el problema no son las becas de Conacyt, sino los exfuncionarios corruptos

Sheinbaum

“(Mariana Imaz) es una mujer que pudo acceder al doctorado y tiene una beca del Conacyt desde 2016, ahí cuando me espiaba Peña Nieto con Pegasus, más o menos por esa época”: Claudia Sheinbaum.

En conferencia de prensa, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, esclareció la situación sobre la beca con la que cuenta su hija Mariana Imaz por parte del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

De igual forma, la titular del Ejecutivo capitalino condenó que quieran usar a su familia para atacarla.

A decir de Sheinbaum, su hija tuvo acceso a una beca para estudiar su doctorado en 2016, durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, lo cual puede comprobarse en el portal de Conacyt.

Además, la jefa de Gobierno señaló que en ese mismo año el gobierno priista la espiaba mediante el Software Pegasus, por lo que no hay argumentos para acusar de influyentismo.

“(Mariana Imaz) es una mujer que pudo acceder al doctorado y tiene una beca del Conacyt desde 2016, ahí cuando me espiaba Peña Nieto con Pegasus, más o menos por esa época”, subrayó Sheinbaum.

De igual forma, la mandataria capitalina manifestó el orgullo que siente por su hija, pues «es una mujer que sacó su doctorado igual que muchas mujeres y que salió adelante por méritos propios y eso es fundamental”.

Asimismo, Sheinbaum destacó que su administración entrega becas desde el nivel preescolar hasta secundaria y, que al igual que su hija tuvo la oportunidad de obtener una beca para continuar con sus estudios, las demás personas cuentan con el mismo derecho a acceder a este tipo de apoyos para seguirse preparando.

Cabe recordar que estos ataques son parte de una reacción iracunda que ha tenido la derecha luego de que se difundieran casos de corrupción que involucran a exfuncionarios de Conacyt, lo cual han querido posicionar tramposamente como una agresión «contra la comunidad científica» del país, incluyendo a becarios y exbecarios.

La realidad es que las imputaciones que se han realizado son contra un director general, 13 directores, siete directores adjuntos, dos coordinadores generales, dos jefes de unidad, un oficial mayor, un representante legal, una secretaria técnica, entre otros cargos.

Es decir, nadie ha dicho que el problema del Conacyt sean las becas, sino la burocracia cara y la corrupción que imperaba en las direcciones anteriores. En ningún momento se ha planteado que recibir una beca del Conacyt sea algo inmoral o un delito, mientras que, por otro lado, sí se investiga a exfuncionarios de dicha instancia que compraron un inmueble de lujo con presupuesto público y lo pusieron a nombre de una entidad privada.

¿Te gustó el artículo?
Compártelo
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *